Espondilitis anquilosante o Morbus Bechterew

A continuación les hablo de una patología bastante frecuente de la que me suelen referir bastantes pacientes.




 Es una enfermedad autoinmune reumática crónica con dolores y endurecimiento paulatino de las articulaciones de origen desconocido. Afecta principalmente a la columna vertebral, a los ligamentos, inflamación denominada entesitis de la musculatura esquelética, en especial en la zonas cervical, lumbar, y la articulación sacroilíaca, pero puede afectar también otras articulaciones del cuerpo como la cadera, rodillas, hombros y el talón de Aquiles.

 Durante el desarrollo de la enfermedad pueden aparecer también inflamaciones oculares en el iris (iritis) y en la úvea (uveítis) anterior. También pueden ser afectados otros órganos como los riñones, pulmones y corazón. Las personas con espondiloartritis suelen tener inflamación intestinal crónica, que normalmente no produce síntomas digestivos.

​ Una parte de ellas puede desarrollar una enfermedad similar a la enfermedad de Crohn.

  Es más frecuente en los hombres, y más entre los 15 y los 40. Un 0,1 % de la población mundial está afectada.

 Causas:

-Disposición genética, el 95 % de los pacientes tienen el factor HLA-27 positivo.
-Infecciones bacteriales.
-Se sospecha que el clima y accidentes traumáticos pueden ser posibles y que una excesiva carga corporal puede empeorarlo.

Se ha demostrado en ciertos casos una relación con la sensibilidad al gluten no celíaca y la mejoría de los síntomas de la espondilitis anquilosante mediante la dieta sin gluten.

Diagnosis:

Radiografía, resonancia magnética, CT en la articulación Iliosacral.

Laboratorio: HLA B27, (es un indicio pero no decisivo),  BSG, (sedimentación de los glóbulos rojos), aumento de CRP, (enzima reactiva C).

Síntomas:

Iniciales: debilidad generalizada, rigidez matutina, artritis, dolores nocturnos lumbares en la región iliosacral, dolores en la inserción de las costillas o en el torax, tendón de aquiles y en el talón.

Principales: dolores lumbares después del descanso, despertares por la noche, dolores en el torax al respirar, artritis en las extremidades inferiores, inflamación del iris, insuficiencia aórtica...

Tardíos: limitaciones de movimientos, rigidez de la columna vertebral y limitación respiratoria.

Terapia:

Aparte de la fisioterapia, existe la terapia antirreumútica no esteroidea, glucocorticoides y en casos extremos operaciones como sinevectomías,sustituciones de articulaciones, correcturas vertebrales...




Publicar un comentario

0 Comentarios